Las chimeneas y estufas de leña suelen acumular una gran cantidad de hollín y cresota en el interior de sus conductos debido a la combustión de los materiales, por lo que es necesario limpiarlas anualmente.

La acumulación de hollín en la chimenea y estufa de leña es inevitable,  a medida que la cresota se acumula en el interior de la chimenea, la apertura de la corriente de aire se reduce y esto puede ocasionar revocos de humos e incluso un incendio.

Las chimeneas limpias mejoran su rendimiento y garantizan un ahorro en leña, además se consigue un buen entorno calorífico.

Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted